Internet y Ciberespacio

6 jul. 2009


Internet y Ciberespacio una diferencia sutil

En este tiempo de reflexión he recibido diferentes preguntas; unas relacionadas más con los aspectos educativos y como siempre girando en torno al problema de hasta que punto la introducción de las tecnologías puede crear ambientes de aprendizaje diferentes. Las otras estuvieron más marcadas por algunos de los fenómenos recientes de tipo político que de una forma u otra han puesto a la luz el impacto del ciberespacio. Quizás el mas comentado de estos ha sido el de las elecciones de Irán en que vimos tanto en Youtube, Twitter, o en Facebook, una imagen diferente de una sociedad cerrada.
Una de las preguntas recibidas tiene que ver con esta problemática y era que aclarará cual es la diferencia entre Internet y Ciberespacio.
No voy a decir nada nuevo al respecto sino implemente resumir la distinción que hace Lawrence Lessig en su libro el código 2.0, libro que confieso estoy releyendo.
En esta dirección Internet no es mas que el medio, por el enviamos mails, buscamos contenidos o dado el caso hasta podemos comprar libros, artículos diferentes, o bajar música y publicar videos. El ciberespacio es algo mas. Los que tienen mas de cuarenta no podrán entender fácilmente que el ciberespacio es a algo en lo que se vive, en lo que se lleva una vida online, que los nativos digitales ven con toda razón que es una segunda vida. En mi criterio el reto que afronta la Educación es precisamente entender el Ciberespacio y el no captar la diferencia sutil ente este e Internet, conduce a que se siga viendo Internet como un fluido que trasnporta contenidos, un medio para seguir haciendo lo mismo, con cierto retoque tecnológico.
Los Estados primero y la Educación por ende, tienen que entender que hay que afrontar el reto del Ciberespacio y a la vez que no puede arrebatarse a las nuevas generaciones la posibilidad de esa vida.
Evidentemente tendremos que aprender a manejar este ciberespacio, a entender la creatividad radical que puede generar, lo que cambia en nuestra ética y concepciones. Es claro que para algunos Estados este ciberespacio es un peligro. La llamada brecha digital profesor-alumno no radica en que unos manejen mejor Internet a los otros, sino que unos ya viven en el ciberespacio y los otros no.
Los educadores tienen que afrontar este reto y comprender que debemos llevar a las aulas no una tecnología, el Internet como fluido que siga apoyando un pensamiento egocéntrico, sino entender que toca formar a los ciudadanos para una sociedad en que la transparencia y la multilateralidad van a depender mucho de cómo regulemos y aprendamos a vivir en ese ciberespacio.
Loading

Entradas populares